12 Sep
donde invertir 30000 euros en 2018
Cómo multiplicar tus inversiones por dos en 2018

 

Después de mucho esfuerzo y trabajo, has conseguido ahorrar unos 30.000€, pero ahora te estás empezando a plantear cuál es la mejor opción: dejar ese dinero en una cuenta de ahorros y no tocarlo más hasta que sea necesario, o invertir y conseguir que tus ahorros se multipliquen.

Nosotros pensamos que la segunda opción te va a dar muchísima más rentabilidad y aquí vamos a explicar por qué.

¿Ahorrar o invertir?

El concepto de “ahorrar” puede parecer muy atractivo a simple vista, pero actualmente tener tus ahorros ‘parados’ no es una buena opción, ya que no te va a proporcionar ningún tipo de rentabilidad. ¿Y esto por qué? Pues porque los bancos cada vez ofrecen unos tipos de interés más bajos, más próximo del cero que del 1 y el dinero deja de producir beneficios, por lo que de esta forma no perderás dinero, pero tampoco ganarás nada teniéndolo ahí.

En la otra cara de la moneda tendríamos la inversión, que aunque supone más riesgo que el ahorro, el hecho de estar moviendo el dinero permite conseguir una rentabilidad mayor. La idea de realizar una inversión consiste en comprar bienes que te vayan a proporcionar bienes mayores a largo plazo.

Por eso, si eres de los nuestros y piensas que invertir es la mejor opción pero no sabes dónde invertir 30.000€ en 2018, sigue leyendo porque vamos a darte algunas ideas.

 

<< Empieza a formar parte de nuestro Club de Inversores >>

 

¿Dónde invierto mi dinero?

Mercados de renta variable: Generalmente, cuando la gente habla habla de la Bolsa, se refiere a este tipo de mercados y cuando habla de productos de renta variable, se refiere a las acciones que emiten algunas empresas con el fin de financiarse.  

Este año está siendo muy positivo para las Bolsas mundiales, por lo que las valoraciones están en máximos relativos y el margen de error es muy pequeño. Invertir en acciones consiste en comprar dichos productos y aprender a conocer cuándo venderlos a un precio superior y/o recibir dividendos a cambio de ellos.

Las ventajas que ofrece la compra de acciones es que se mueven y venden con mucha rapidez, por lo que el grado de liquidez es alto, además, a largo plazo tienen un potencial de rentabilidad muy alto. En cambio, la desventaja que tiene es que su riesgo es muy alto, ya que el valor de las acciones está condicionado por factores políticos, económicos y sociales, por lo que en cualquier momento puede bajar su precio.

Mercado de renta fija: Invertir en fondos con renta fija suele ser lo más común, ya que supone un riesgo muy bajo. Al contrario que en los fondos de renta variable, el funcionamiento es muy sencillo y no requiere de demasiados conocimientos previos ya que todo el proceso lo gestiona la entidad financiera con la que trabajes.

Para empezar a invertir en este tipo de mercado deberás buscar una entidad, la cual te ofrecerá un porcentaje de rentabilidad determinado a cambio de que mantengas tus fondos con ellos durante x tiempo. Una vez finalizado este tiempo, será cuando cobres los intereses pactados al inicio.

Mercado de divisas: Esta opción para invertir presenta grandes riesgos y hay que tener bastantes conocimientos y experiencia en el ámbito. El mercado de divisas se denomina Forex y en él se lleva a cabo la compra-venta de divisas de cualquier parte del mundo, ya sean euros, libras, dólares o yenes.

Si se  conoce el funcionamiento de esta, puede ser una opción muy eficiente, ya que el precio de las divisas puede ser más alto que el que puedan ofrecer en bancos o casas de cambio.

El funcionamiento de esta actividad consiste en negociar con pares de monedas, por ejemplo euro/dólar, dólar/libra, euro/libra… y comprar una a cambio de vender la otra según la idea de que el valor de una va a crecer y el de la otra va a bajar. El cambio de valor de las mismas se basa en la ley de la oferta y la demanda, variables macroeconómicos y aspectos políticos, por lo que es un mercado muy volátil.

Compra de inmuebles: Puesto que la gente siempre va a necesitar una casa para vivir, esta es una opción de inversión interesante. Consiste en comprar un inmueble, ya sea una casa, un terreno o un local, para más tarde venderlo a un precio superior o alquilarlo y tener una renta mensual y fija.

Esta forma de inversión, además de ser segura, supone un riesgo bajo y rentable, ya que como hemos mencionado anteriormente, las personas necesitamos un lugar donde habitar, por lo que es difícil que los bienes inmuebles pierdan valor con el tiempo, y si lo pierden en algún momento, volverá a aumentar más adelante. A pesar de la facilidad que presenta esta operación, es importante tener un buen capital que invertir y una serie de conocimientos que nos darán las claves para elegir correctamente el inmueble que se va a comprar.

Club de inversión: Una buena idea para invertir tus ahorros puede ser la de ayudar a jóvenes emprendedores que buscan lanzar al mercado sus startups pero no pueden por falta de capital. Si lo que buscas es formar parte activa de un nuevo proyecto, ser parte de un club de inversión puede ser tu mejor opción.

¿En qué consiste este tipo de club? Un club de inversión no es más que una agrupación de personas que invierten una parte de sus ahorros en un fondo común buscando ayudar a jóvenes emprendedores con grandes ideas y proyectos pero pocos recursos para sacarlas a la luz. Todos los componentes del club, deciden conjuntamente qué proyecto empresarial o startup puede tener más proyección en un futuro para así invertir en él, ya que de este dependerá que la rentabilidad sea mayor o menor pasado un tiempo.

Además, si formas parte de este club no solo invertirás capital, sino que tendrás la posibilidad de aportar contactos y experiencia. Puesto que a este club puede acceder gente de distintos perfiles y ámbitos empresariales, habrá una gran variedad de ideas y perspectivas, lo que enriquecerá el networking y el proyecto en sí mismo.

Pero la gran ventaja de este club privado de inversión es que puedes formar parte de grandes proyectos, sin necesidad de invertir cantidades astronómicas. Esto se debe a que  todos los inversores que forman parte de él deben hacer una inversión y con la suma de todas estas se puede disponer del suficiente capital para poder realizar inversiones más ambiciosas.

Antes de decantarte por una de las distintas opciones de las que hemos hablado en este post para invertir tu dinero, es importante que estudies muy bien cada una de ellas, medites el riesgo que quieres correr y la rentabilidad que quieres conseguir. Deberás ser consciente de las opciones que has tomado y en base a qué te has decidido por ellas y recuerda que no puedes esperar tener un enorme retorno de capital si no vas a asumir ningún tipo de riesgo.

cta-contacto-seed

12 Sep
Cómo ganar dinero invirtiendo en Startups

¿Por qué invertir en Startups?

Hacerse rico implica tomar riesgos. En el siglo XVII fueron los tulipanes, ayer era el ladrillo y hoy son las startups lo que te harán rico. Y es que las tecnologías digitales están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida diaria y esto se debe, en gran medida, a la continua aparición de nuevas ideas de negocio y startups, por lo que, ¿por qué no empezar a invertir en ellas?

Invertir en un negocio creciente como las startups puede ser arriesgado, ya que en un primer momento no vas a saber a ciencia cierta el nivel de éxito que el proyecto va a tener, pero la rentabilidad que pueden llegar a ofrecer es muy alta. Es sí, antes de empezar a hacerte rico, es recomendable que valores aquellos requisitos que debería cumplir una startup para que quieras invertir en ella y tu dinero empiece a multiplicarse.

 

<< Empieza a invertir en nuestro Club de Inversión >>

 

¿Qué debe ofrecer una Startup para invertir en ella?

Para que una Startup te convenza de que merece que inviertas tu capital en ella, la idea del proyecto debe ser clara y mostrarte que tiene el potencial suficiente no solo para recuperar el dinero que has invertido, sino para ser capaz de multiplicarlo.

Pero antes de invertir en una startup se deberían de tener claras un par de cosas:

Primero hay que concretar cuál es la política de inversión que se va a seguir y cuánto dinero se está dispuesto a perder.

Tener claro que, a diferencia de cualquier otro tipo de inversión, aquí estás invirtiendo en personas y en un proyecto, por lo que no sólo te podrás dejar llevar por los posibles resultados económicos y ratios contables.

Una vez estudiados y valorados los conceptos anteriores, ha llegado el momento de empezar a analizar y decidir qué condiciones debería cumplir una startup para convencerte de que debes apostar por ella y ayudarle a crecer.

1. El proyecto debe cubrir una necesidad o problema real

Si se va a apostar por un nuevo negocio, habrá que comprobar que el proyecto va a resolver algo concreto. Una idea nace a razón de un problema o carencia previos, algo que genere una demanda que de alguna forma haya que solucionar.

2. Resolver el problema de una forma diferente o innovadora.

Una vez se tiene clara la naturaleza del problema, hay que darle una solución. Esta solución debe ser capaz de distinguirse del resto, de aportar un valor añadido al proyecto en el cual vas a invertir, no debe haber terceros que ya la ofrezcan sino ¿cuál será su valor si no tiene un valor diferencial? Sin este diferenciador, la startup deja de tener calibre y su rentabilidad desciende. Esta diferencia no tiene por qué ser un giro de 180º en relación con los competidores, sino que puede ser un atributo del producto, un valor de la marca…

3. El proyecto debe ser escalable.

El proyecto que consiga que quieras participar en él debe tener la ambición de ser global y llegar a casi cualquier rincón del planeta. Esto deberá ser un factor importante para ti, ya que cuanto más lejos llegue el negocio, mayores beneficios te podrá generar.

Para que un proyecto cumpla con esta característica debe ofrecer un servicio enormemente útil para los usuarios, que al fin y al cabo son el motor del negocio. Son los que consiguen dar viralidad a algo siempre y cuando estén satisfechos con lo que se ofrece.

4. Disponer de un buen equipo.

Para que una idea o proyecto llegue a buen puerto es necesario que disponga de un buen equipo de trabajo totalmente profesionalizado, esto es así. No hace falta que sea muy grande, pero lo que sí es indispensable es que sean personas proactivas y con talento, capaces de cubrir las partes fundamentales de la empresa, se complementen y sean capaces de llevar adelante el proyecto.

5. Pertenecer a un sector con buenos resultados.

El sector al que pertenezca el proyecto puede ser un factor determinante a la hora de saber si tendrá más o menos éxito y si producirá una buena rentabilidad. Como en todo, hay unos sectores con más proyección que otros y actualmente los sectores que mejor están funcionando y funcionarán en un futuro próximo son:

– Economía colaborativa. Se basa en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas y no tanto en el beneficio económico. Este sector tiene cada vez más empuje en el mundo de las startups, por lo que quizá es una buena opción invertir en alguna con estas características. Dentro de la economía colaborativa podrás encontrar distintas opciones:

  • Apps de segunda mano
  • Transporte
  • Alquiler doméstico
  • Pequeños trabajos

 

– Daily Deliveries. Consisten en ofrecer a los clientes repartos de todo tipo de productos de manera muy rápida, ya sea en el mismo día o incluso en pocas horas. Este sector está muy de moda actualmente, ya que prima la inmediatez y la gente lo quiere todo ya, sin esperas.

– Fintech. Esta es una muy buena apuesta tanto para obtener rentabilidad a corto como a largo plazo. Se trata de startups que buscan transformar a través de la tecnología servicios financieros y de inversión. Existen diversas variables:

  • Aplicaciones que ayudan a las personas a manejar sus cuentas bancarias
  • FX o intercambio de divisas
  • Inversión
  • Pago móvil

 

– Internet of things. Este sector se basa en “internetizar” las cosas, ya que si hacemos uso de él todos los días, ¿por qué no hacer que esté presente también en nuestro hogar y así automatizarlo? Esto también se puede aplicar a otros ámbitos, como por ejemplo el de la salud, ya que cada vez son más las aplicaciones que buscan ponerlo todo mucho más fácil.

– No stack startups. Son empresas que, en lugar de buscar resolver un problema por completo, dan solución a una parte del mismo y la ofrecen a otras empresas en forma de APIs o servicios.

6. Design Thinking.

El diseño es una parte fundamental ya que va a ser lo que transmita parte del ADN del proyecto y sirve para diferenciar una propuesta de valor. Esta técnica se utiliza como método de pensamiento y busca diseñar en base al entendimiento de problemas, necesidades y deseos de los usuarios. Un buen diseño debe ser una parte importante a la hora de decidir si invertir en una startup o no, ya que puede marcar la diferencia y es una palanca a la innovación y, a su vez, una palanca de monetización.

7. Invierte en negocios

A la hora de invertir, se debería tener en cuenta que el proyecto no sea tan solo una idea, sino que sea algo que ya se está ejecutando y tenga un mínimo de usuarios y clientes. Puede tener más o menos facturación, pero la ejecución es lo que cuenta para poder valorar factores como el equipo del que se dispone y su solvencia, cómo trabajan, cuál es su confrontación con el mercado, la tracción con la que cuenta tu compañía y cómo planea crecer y monetizar el producto que ofrecen.

8. Conocer la rentabilidad del proyecto

Tener claro si la rentabilidad que va a proporcionar el proyecto se obtendrá a corto o largo plazo. La rentabilidad dependerá del éxito que consiga obtener la empresa y de si este llega en poco tiempo.

9. Cuánto dinero necesita el proyecto

Es bueno conocer si el proyecto necesita una inversión muy grande desde el minuto uno o si la va a necesitar por fases. Qué se necesita, cuándo y para qué. Así podrás tener una idea mucho más clara sobre lo que se va a hacer con tu dinero, el riesgo que este corre y la capacidad del emprendedor para gestionarlo y hacer algo bueno con él.

Una vez están claros los requisitos que debería cumplir una startup para invertir en ella, es hora de empezar a buscar una que nos emocione y tenga éxito. Una buena forma para poder encontrarlas es a través de un club de inversión, como puede ser SEED CDC, donde podrás encontrar a distintos inversores como tú que provienen de experiencias y ámbitos diferentes y reúnen su capital para poder invertir en proyectos ambiciosos y rentables que te harán rico.

cta-contacto-seed

12 Sep
Cómo convertirte en un inversor privado o business angel

 

Es probable que hayas notado que cada día más gente quiere convertirse en un business angel o inversor privado. Si alguna vez te has planteado serlo, estás de enhorabuena: este es el momento.

Esto se debe a la gran rentabilidad que puede dar invertir tu dinero en startups y apoyar económicamente a nuevas ideas emprendedoras que pueden revolucionar y adueñarse de todo el mercado cambiando las vidas de sus clientes y convirtiéndose en indispensables para ellos

¿Y qué es un business angel o inversor privado?

Un business angel o inversor privado, no solamente aporta capital financiero, sino que también apoya a los emprendedores mediante sus conocimientos en estrategia y gestión empresarial, así como en otros ámbitos profesionales que domine y que puedan de ser de utilidad para el desarrollo y la consecución de los éxitos de la startup.

Es una persona que tiene éxito en su campo profesional pero que quiere invertir en nuevos sectores y mercados, buscando siempre las mejores oportunidades de negocio. Son personas que saben detectar las mejores oportunidades y dónde buscar las mejores opciones de inversión y detectar proyectos con mayor potencial y que estén más cerca de conseguir el éxito y con una rentabilidad millonaria.

Si te pica el gusanillo inversor, en este post descubrirás una manera sencilla de cómo convertirte en un business angel o inversor privados para poder invertir y obtener una alta rentabilidad.

Conviértete en un Ángel Inversor

En primer lugar, hay que analizar y establecer la cantidad de dinero que se dispone para invertir. Deberás saber que una inversión financiera normalmente es a medio o largo plazo, por lo que deberás ser paciente y realizar los movimientos adecuados para intentar lograr la mayor rentabilidad posible.

En segundo lugar, deberás de realizar un análisis de las diferentes opciones de inversión, la rentabilidad que ofrecen y los diferentes riesgos intrínsecos a la posible operación financiera. Cuanto mayor sea la profundidad del análisis, mayor será el conocimiento sobre los riesgos existentes y mayor será la capacidad para poder mitigarlos y evitarlos, maximizando las posibilidades de conseguir el éxito y una mayor rentabilidad financiera.

Existen diferentes opciones para realizar una inversiones como, por ejemplo, los fondos de inversión, el mercado de valores, los productos financieros de entidades bancarias, los bonos del estado, el mercado inmobiliario o las startups.

Cabe recordar que todas las inversiones conllevan riesgos, de ahí la importancia de analizarlos de la manera adecuada y ser conocedores de ellos, así como de dónde se va a invertir. Todo ello se trata de aprender a tomar decisiones sobre tu dinero y de elegir dónde situarlo para obtener el mayor beneficio posible, jugando también con los diferentes riesgos existentes y tratando de evitarlos.

Es conocido por todo el mundo que, a mayor rendimiento financiero, mayor riesgo. Por tanto, debemos también elegir qué tipo de inversor se quiere ser, uno muy conservador y obtiene una rentabilidad muy escasa, uno que lo arriesga todo y que tiene una alta probabilidad de perder, o quién estudia todas las variables, conoce el sector y mercado donde va a invertir y juega con los diferentes riesgos para obtener la mayor rentabilidad posible.

 

<< Empieza a formar parte de nuestro Club de Inversores >>

 

Las startups, la opción más rentable para invertir

Una de las opciones más interesantes, si no la que más, para invertir hoy en día son las startups. Realizar una inversión en una startup, es una manera rentabilizar tu dinero pudiendo multiplicar tu inversión gracias a los nuevos modelos de negocio que están creando y que consiguen que su valoración económica como empresa pueda llegar a muy alta, en ocasiones, a obtener una valoración multimillonaria.

Invertir en startups es la mejor opción de inversión debido a diferentes motivos. En primer lugar, al increíble beneficio económico que se puede obtener, ya que pese al riesgo que existe en la inversión, las startups ofrecen una gran rentabilidad. En segundo lugar, realizar una inversión en una startup es más lucrativo que invertir en otras opciones debido al declive y la baja rentabilidad de algunos de los sectores más tradicionales como el mercado de valores, los productos financieros de entidades bancarias y la especulación inmobiliaria.

Otra de las ventajas que tiene invertir en una startup es la participación que puedes tener en ella, no solo económicamente sino aportando, por ejemplo, feedback al equipo sobre los productos, servicios, contactos de potenciales clientes o mentorización sobre la gestión empresarial.

Para saber en qué startup invertir hay que analizar, entender y compartir la idea que los emprendedores pretenden desarrollar y si creen que los servicios o productos que desarrollan son de utilidad y van a satisfacer las necesidades de los posibles clientes, haciendo que estos quieran pagar por ello. También hay que analizar el modelo de negocio y comprobar si va a ser rentable. Por último, hay que analizar el equipo humano que forman la startup y sus aptitudes para llevar a cabo el proyecto y desarrollar todas las ideas de manera eficaz para la obtención de los mejores resultados y más lucrativos posibles.

Club de inversores

Un club de inversores es un grupo de personas que te ayudan a convertirte en inversor; te ayudan a buscar oportunidades de negocio y a invertir tu dinero de forma rentable.. Un club de inversores realiza análisis de negocios e inversiones potenciales de las que obtener partido y ganar dinero. Si quieres aprender a invertir tu dinero y obtener rentabilidad y beneficios, será tu mejor opción.

Un club se diferencia de un inversor privado porque un club no sólo aporta dinero y financiación, sino que además de ello aporta conocimiento, experiencia y soporte en la estrategia y gestión en empresas.

Es la opción perfecta para invertir en startups de manera fácil, con asesoramiento, evitando así cometer errores comunes en las personas más inexpertas. No necesitarás ser un gran inversor que pretenda la compra de un gran porcentaje de la startup.

Podrás diversificar tu dinero invirtiendo en diferentes startups a la vez y de esta manera mitigar el riesgo a perder. Multiplicarás las opciones de obtener rentabilidad y beneficios. Podrás tener acceso a inversiones que requieren de un capital inicial elevado, invirtiendo en conjunto con otros miembros del club. Esta es otra ventaja que te ofrece un club de inversores, ya que siendo un inversor único y yendo por tu cuenta no podrías acceder, ya que en muchas ocasiones hay inversiones que requieren una aportación monetaria muy elevada, y que antes de la aparición de estas sociedades, solamente estaban reservadas a grandes inversores.

También te ayudan con el asesoramiento sobre la inversión y en la elección de la startup perfecta para ti, gracias a la experiencia que disponen en la materia, sumado al filtrado y a la selección que realizan de las startups más prometedoras, para trabajar e invertir en ellas. Te ayudan a invertir tu dinero y a conseguir inversiones eficaces y rentables.

cta-contacto-seed

12 Sep
Claves para diversificar tu cartera
Diversifica tu cartera a largo plazo y evitar riesgos

 

“No pongas todos tus huevos en una canasta.” Todos hemos escuchado esta frase alguna vez en la vida y probablemente la hayamos aplicado en nuestro día a día, así que, ¿a qué esperas para aplicarlo en las finanzas? En el mundo de las finanzas, esta filosofía se traduce como diversificación de activos o cartera diversificada.

El consejo básico para la diversificación de cartera a largo plazo es mantener una variedad de clases de activos, incluyendo acciones, bonos, efectivo, etc. Las proporciones de estas variarán en función de su tolerancia al riesgo y el horizonte temporal de inversión.

Puesto que, como buen inversor, buscas obtener una gran rentabilidad corriendo el menor riesgo posible y esto suele ser algo complicado, la mejor opción que tienes es la de empezar a crear una buena cartera diversificada, que te permita reducir dichos riesgos e incluso eliminar alguno sin renunciar a la rentabilidad.

Sigue leyendo y aprende más sobre la cartera diversificada. Al final del post seguirás con la mayoría de tus ahorros intactos.

¿Qué es la cartera diversificada a largo plazo?

“Convertir en múltiple y variado algo que era uniforme y único”, esta sería la definición oficial de diversificar. En el ámbito económico, vendría a significar que no hay que apostar todo a una misma moneda, ya que si hacemos esto, el riesgo es mayor y podemos perderlo todo de golpe.

Si todos nuestros ahorros fueran invertidos en una solo producto financiero, la rentabilidad que se obtendría dependería únicamente de los resultados de este producto. En caso de que fuera bien, el capital que podríamos adquirir sería enorme pero, ¿y si no? ¿y si la empresa fuese muy mal? En este caso podríamos perder todo lo invertido y quedarnos a cero.

Esta situación se puede evitar distribuyendo nuestras inversiones entre distintas empresas o instrumentos financieros, con diferentes características tanto en riesgo, sector y horizonte temporal. Así la rentabilidad que obtengamos no dependerá solo de un activo y correremos un riesgo menor, ya que tal vez uno vaya mal, pero el resto vayan muy bien.

También hay que tener en cuenta que uno de los mayores errores que cometen los inversores es que no mantienen lo invertido a largo plazo, lo que es muy conveniente ya que así se puede conseguir amortiguar el efecto de la volatilidad del corto plazo, por lo que cuanto más tiempo se mantenga la inversión, mayor será la rentabilidad de la cartera.

 

<< Diversifica tu cartera en nuestro Club de Inversión >>

 

Diversificaciones que te darán más

Desde el punto de vista de la inversión, la diversificación puede llevarse a cabo de varias formas y con diferentes activos financieros, ya sean acciones, depósitos bancarios o incluso fondos de inversión, que dependiendo de su perfil ya se encargan de diversificar tu cartera. Esto significa que lo mejor es diversificar las inversiones por las siguientes categorías:

1. Diversificación temporal

Es posible que el factor tiempo sea uno de los más importantes a tener en cuenta, ¿esto qué quiere decir? Pues que es mucho mejor ir comprando acciones de forma periódica cada x tiempo con pequeñas cantidades de dinero en lugar de jugárselo todo a una. Esto se debe a que si inviertes todos tus ahorros en un mal momento, lo más probable es que lo pierdas todo.

Puesto que el mercado tiene una fluctuación constante y no se sabe cuándo va a ser el mejor momento para comprar, la diversificación temporal consigue promediar los precios de compra, lo que significa que a veces compraremos a precios más altos y otras a precios más bajos, lo que nos dará como resultado un precio medio razonable.

2. Diversificación por empresas

No tiene sentido invertir todo nuestro dinero en una sola empresa, ya que si esta quiebra o deja de pagar dividendos, estaríamos expuestos a que el valor de nuestras acciones bajase y perdiéramos mucho dinero. Por esto, es recomendable comprar acciones de varias empresas diferentes, así se evitaría este problema.

Llevando a cabo este método, no veríamos afectadas todas nuestras acciones, ya que si están diversificadas y a una de las empresas le va mal, tendremos a buen recaudo el resto de nuestros ahorros que nos aportan estabilidad.

La pregunta ahora es ¿en cuántas empresas tengo que invertir? Pues eso ya es un tema personal, depende del riesgo que quiera correr cada uno y de su poder adquisitivo. Hay quienes se conforman con tener una cartera de 5 compañías y quien prefiere tener 50. Aunque lo que sí que está claro es que a mayor diversificación, mayor esfuerzo a la hora de analizar y seguirlas todas, pero también se disminuye el riesgo.

3. Diversificación geográfica

Cada país es distinto, al igual que sus economías. Habrá países donde los mercados y las empresas vayan mejor y por eso hay que estar atento. Hay que prestar atención a la hora de diversificar tus inversiones para evitar que tu cartera esté ligada al porvenir de un solo país y que encima sea uno al que no le van las cosas bien.

A la hora de comprar acciones de una empresa, también estás comprando los riesgos de esta y del país donde esté localizada.

Por ejemplo, si en tu cartera sólo hay empresas españolas y de repente llega al poder alguien que realiza expropiaciones, regularizaciones excesivas en ciertos sectores o no toma buenas decisiones económicas, tu cartera estará expuesta a dichos acontecimientos. En cambio, si además de empresas españolas tienes alguna francesa y alguna americana, estarás reduciendo el riesgo que corren tus inversiones.

Actualmente la mayoría de las multinacionales tienen distribución empresarial por todo el mundo, por lo que aunque estés comprando acciones de una única empresa, ya estarás diversificando geográficamente tu inversión. Aunque esto puede “facilitar” la tarea de diversificar, es importante que investigues en qué países tiene inversiones dicha empresa para conocer cómo su economía puede influir en el valor de nuestras acciones.

4. Diversificación por sectores

Es recomendable invertir en distintas empresas de distintos sectores ya sean de energía, alimentación, cosmética, telecomunicaciones, banca, etc.

Siempre habrá algunos sectores que sufran más que otros, por eso es recomendable tener una cartera diversificada. Por ejemplo, si inviertes sólo en empresas automovilísticas y de repente la gente solo se desplaza en bicicleta o transporte público, el valor de tus acciones descenderá, pero sí además, has invertido en empresas de alimentación, tendrás más posibilidades de mantener tus ahorros a buen nivel, ya que es difícil que la gente deje de comer.

Por esto, tener una cartera con empresas de distintos sectores te permitirá reducir el impacto de los posibles reveses que se den en determinados sectores.

5. Diversifica en un club de inversores

Es posible que alguna vez se te haya pasado por la cabeza invertir en startups o nuevos negocios, aunque a la vez te has dado cuenta de que es una apuesta que supone cierto riesgo, ya que el inicio de una empresa puede ser duro y no se sabe si va a ir bien o mal. Pero como ya sabrás, hacerse rico supone correr riesgos.

Estos riesgos podrán ser mucho menores si formas parte de un club de inversión ya que en él, junto a otros inversores, podrás invertir una parte de tus ahorros en un fondo común para ayudar a jóvenes emprendedores a llevar a cabo sus proyectos.

Pero ¿esto por qué va a mitigar tus riesgos? Pues porque puedes diversificar tu cartera invirtiendo en más de una startup, tantas como te sea posible o sean capaces de convencerte de que vas a tener una muy buena rentabilidad. Así, tendrás la seguridad de que si una de ellas no tiene éxito, alguna de las demás sí que lo tendrá y podrás empezar el camino de hacerte rico.

Tipos de instrumento financieros para diversificar a largo plazo

Una vez se han entendido las distintas opciones para diversificar, tendrás que decidir en qué quieres invertir. Pero antes, tendrás que considerar 3 aspectos a la hora de realizar una inversión a largo plazo:

  • La rentabilidad esperada
  • El riesgo asociado
  • El grado de liquidez

Lo normal sería elegir un activo que nos proporcione una gran rentabilidad con el mínimo riesgo posible y con total liquidez. En las inversiones a largo plazo, la liquidez suele perder importancia, ya que no se tiene una intención inmediata de liquidar la inversión, aún así, siempre será un valor a tener en cuenta. A continuación te damos distintas opciones para invertir y diversificar tu cartera a largo plazo:

  1. Inversión inmobiliaria: Esta opción tiene unos riesgos bajos, pero a la hora de invertir en vivienda hay que tener en cuenta que los costes que conlleva son, en comparación, mucho mayores que la inversión en activos, lo que supone que hay que esperar un muy largo plazo para obtener rentabilidad.
  2. Inversión en arte: Esta inversión incluye cualquier objeto coleccionable. Mezcla una parte de pasión por tener algo único y otra de obtener una buena rentabilidad. El problema que puede tener este tipo de inversiones es que la falta de homogeneidad de los activos hace difícil determinar una correcta rentabilidad.
  3. Acciones: Históricamente, esta es la inversión que más rentabilidad ha ofrecido a largo plazo. Cuanto mayor rentabilidad se quiera obtener mayor riesgo se correrá. Uno de los grandes problemas a la hora de invertir en acciones es que se debe elegir dónde invertir. Por ello, los inversores medios tienden a invertir en renta variable de forma indirecta.
  4. Invertir en startups: Esta variante supone un mayor riesgo, pero si se tiene éxito, acostumbra a generar resultados extraordinarios. Para los interesados en invertir en startups, lo mejor es formar parte de un club de inversores como puede ser SEED CDC.
  5. Hedge Funds: Un hedge funds es un fondo de inversión que realiza inversiones colectivas. Busca obtener la máxima rentabilidad mediante diversas estrategias y productos de inversión según decida el profesional que lo gestione.
  6. Invertir en ETFs: O fondos cotizados, cada día están cobrando más auge. Se debe a sus bajos costes, son más económicos que los fondos de inversión gestionados y que los fondos indexados.

Ya sabes, diversificar tu cartera a largo plazo es la mejor opción si quieres obtener rentabilidad corriendo los mínimos riesgos. Tener una cartera bien diversificada te puede garantizar el éxito, así que recuerda todos los tipos de diversificación que existen y ponlos en práctica.

Así que recuerda:
Nunca pongas todos los huevos en la misma cesta, ya que si se cae, corres el riesgos de perderlos todo

cta-contacto-seed