Cómo ganar dinero invirtiendo en Startups

12 Sep

By: fa5d7bf14a

Investiment / Investment Guidence / Profit & Wealth

Comentarios: No hay comentarios.

¿Por qué invertir en Startups?

Hacerse rico implica tomar riesgos. En el siglo XVII fueron los tulipanes, ayer era el ladrillo y hoy son las startups lo que te harán rico. Y es que las tecnologías digitales están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida diaria y esto se debe, en gran medida, a la continua aparición de nuevas ideas de negocio y startups, por lo que, ¿por qué no empezar a invertir en ellas?

Invertir en un negocio creciente como las startups puede ser arriesgado, ya que en un primer momento no vas a saber a ciencia cierta el nivel de éxito que el proyecto va a tener, pero la rentabilidad que pueden llegar a ofrecer es muy alta. Es sí, antes de empezar a hacerte rico, es recomendable que valores aquellos requisitos que debería cumplir una startup para que quieras invertir en ella y tu dinero empiece a multiplicarse.

 

<< Empieza a invertir en nuestro Club de Inversión >>

 

¿Qué debe ofrecer una Startup para invertir en ella?

Para que una Startup te convenza de que merece que inviertas tu capital en ella, la idea del proyecto debe ser clara y mostrarte que tiene el potencial suficiente no solo para recuperar el dinero que has invertido, sino para ser capaz de multiplicarlo.

Pero antes de invertir en una startup se deberían de tener claras un par de cosas:

Primero hay que concretar cuál es la política de inversión que se va a seguir y cuánto dinero se está dispuesto a perder.

Tener claro que, a diferencia de cualquier otro tipo de inversión, aquí estás invirtiendo en personas y en un proyecto, por lo que no sólo te podrás dejar llevar por los posibles resultados económicos y ratios contables.

Una vez estudiados y valorados los conceptos anteriores, ha llegado el momento de empezar a analizar y decidir qué condiciones debería cumplir una startup para convencerte de que debes apostar por ella y ayudarle a crecer.

1. El proyecto debe cubrir una necesidad o problema real

Si se va a apostar por un nuevo negocio, habrá que comprobar que el proyecto va a resolver algo concreto. Una idea nace a razón de un problema o carencia previos, algo que genere una demanda que de alguna forma haya que solucionar.

2. Resolver el problema de una forma diferente o innovadora.

Una vez se tiene clara la naturaleza del problema, hay que darle una solución. Esta solución debe ser capaz de distinguirse del resto, de aportar un valor añadido al proyecto en el cual vas a invertir, no debe haber terceros que ya la ofrezcan sino ¿cuál será su valor si no tiene un valor diferencial? Sin este diferenciador, la startup deja de tener calibre y su rentabilidad desciende. Esta diferencia no tiene por qué ser un giro de 180º en relación con los competidores, sino que puede ser un atributo del producto, un valor de la marca…

3. El proyecto debe ser escalable.

El proyecto que consiga que quieras participar en él debe tener la ambición de ser global y llegar a casi cualquier rincón del planeta. Esto deberá ser un factor importante para ti, ya que cuanto más lejos llegue el negocio, mayores beneficios te podrá generar.

Para que un proyecto cumpla con esta característica debe ofrecer un servicio enormemente útil para los usuarios, que al fin y al cabo son el motor del negocio. Son los que consiguen dar viralidad a algo siempre y cuando estén satisfechos con lo que se ofrece.

4. Disponer de un buen equipo.

Para que una idea o proyecto llegue a buen puerto es necesario que disponga de un buen equipo de trabajo totalmente profesionalizado, esto es así. No hace falta que sea muy grande, pero lo que sí es indispensable es que sean personas proactivas y con talento, capaces de cubrir las partes fundamentales de la empresa, se complementen y sean capaces de llevar adelante el proyecto.

5. Pertenecer a un sector con buenos resultados.

El sector al que pertenezca el proyecto puede ser un factor determinante a la hora de saber si tendrá más o menos éxito y si producirá una buena rentabilidad. Como en todo, hay unos sectores con más proyección que otros y actualmente los sectores que mejor están funcionando y funcionarán en un futuro próximo son:

– Economía colaborativa. Se basa en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas y no tanto en el beneficio económico. Este sector tiene cada vez más empuje en el mundo de las startups, por lo que quizá es una buena opción invertir en alguna con estas características. Dentro de la economía colaborativa podrás encontrar distintas opciones:

  • Apps de segunda mano
  • Transporte
  • Alquiler doméstico
  • Pequeños trabajos

 

– Daily Deliveries. Consisten en ofrecer a los clientes repartos de todo tipo de productos de manera muy rápida, ya sea en el mismo día o incluso en pocas horas. Este sector está muy de moda actualmente, ya que prima la inmediatez y la gente lo quiere todo ya, sin esperas.

– Fintech. Esta es una muy buena apuesta tanto para obtener rentabilidad a corto como a largo plazo. Se trata de startups que buscan transformar a través de la tecnología servicios financieros y de inversión. Existen diversas variables:

  • Aplicaciones que ayudan a las personas a manejar sus cuentas bancarias
  • FX o intercambio de divisas
  • Inversión
  • Pago móvil

 

– Internet of things. Este sector se basa en “internetizar” las cosas, ya que si hacemos uso de él todos los días, ¿por qué no hacer que esté presente también en nuestro hogar y así automatizarlo? Esto también se puede aplicar a otros ámbitos, como por ejemplo el de la salud, ya que cada vez son más las aplicaciones que buscan ponerlo todo mucho más fácil.

– No stack startups. Son empresas que, en lugar de buscar resolver un problema por completo, dan solución a una parte del mismo y la ofrecen a otras empresas en forma de APIs o servicios.

6. Design Thinking.

El diseño es una parte fundamental ya que va a ser lo que transmita parte del ADN del proyecto y sirve para diferenciar una propuesta de valor. Esta técnica se utiliza como método de pensamiento y busca diseñar en base al entendimiento de problemas, necesidades y deseos de los usuarios. Un buen diseño debe ser una parte importante a la hora de decidir si invertir en una startup o no, ya que puede marcar la diferencia y es una palanca a la innovación y, a su vez, una palanca de monetización.

7. Invierte en negocios

A la hora de invertir, se debería tener en cuenta que el proyecto no sea tan solo una idea, sino que sea algo que ya se está ejecutando y tenga un mínimo de usuarios y clientes. Puede tener más o menos facturación, pero la ejecución es lo que cuenta para poder valorar factores como el equipo del que se dispone y su solvencia, cómo trabajan, cuál es su confrontación con el mercado, la tracción con la que cuenta tu compañía y cómo planea crecer y monetizar el producto que ofrecen.

8. Conocer la rentabilidad del proyecto

Tener claro si la rentabilidad que va a proporcionar el proyecto se obtendrá a corto o largo plazo. La rentabilidad dependerá del éxito que consiga obtener la empresa y de si este llega en poco tiempo.

9. Cuánto dinero necesita el proyecto

Es bueno conocer si el proyecto necesita una inversión muy grande desde el minuto uno o si la va a necesitar por fases. Qué se necesita, cuándo y para qué. Así podrás tener una idea mucho más clara sobre lo que se va a hacer con tu dinero, el riesgo que este corre y la capacidad del emprendedor para gestionarlo y hacer algo bueno con él.

Una vez están claros los requisitos que debería cumplir una startup para invertir en ella, es hora de empezar a buscar una que nos emocione y tenga éxito. Una buena forma para poder encontrarlas es a través de un club de inversión, como puede ser SEED CDC, donde podrás encontrar a distintos inversores como tú que provienen de experiencias y ámbitos diferentes y reúnen su capital para poder invertir en proyectos ambiciosos y rentables que te harán rico.

cta-contacto-seed

Deja un comentario